RESUCITADOCORDOBA.es

MUSICA: ON - OFF


HERMANDAD
RESUCITADOCORDOBA.es




REAL E ILUSTRE HERMANDAD DE NUESTRO SEÑOR RESUCITADO Y MARIA SANTISIMA REINA DE NUESTRA ALEGRIA.

...

últimas noticias
BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA HERMANDAD DEL RESUCITADO


La Real e Ilustre Hermandad de Ntro. Señor Resucitado y María Santisima Reina de Ntra. Alegría está erigida canónicamente en la Parroquia de Santa Marina de Aguas Santas situada en el barrio del mismo nombre de la capital cordobesa.

La advocación del Resucitado ha estado ligada a este barrio desde muy antiguo; tenemos constancia de una Hermandad del Resucitado y Ánimas Benditas en 1585, lo que la convierte en una de las más antiguas de nuestra ciudad. Desde esta fecha en adelante, la Hermandad sufrió muchísimos altibajos: épocas de gran esplendor en las que, por ejemplo, se cubrían las calles con romero y juncia para la procesión, que alternaban con otras más decadentes. Hay constancias de que muy pocos años faltó la fiesta de Pascua en Santa Marina seguida de la procesión del Resucitado por las calles del barrio. Existe un asentamiento de hermanos con fecha de 1821, en el que se sobrepasaban los trescientos miembros de la Hermandad del Resucitado y Animas.

Hay numerosas citas de periodistas de distintas épocas exaltando la grandiosidad de los cultos y la procesión del Resucitado en Santa Marina, incluso se tiraban fuegos de artificio y se tenía la ya perdida tradición, al menos en la capital, de colocar judas en los balcones para que el pueblo los destrozara.

Tal era la tradición de celebrar la Resurrección en Santa Marina que, a principios de siglo, la corporación municipal acudía a Santa Marina para la solemne función religiosa y procesión del Resucitado que acompañaba la banda municipal y una sección de batidores de la guardia municipal montada abriendo la comitiva.

A este último punto hemos de unirle resurgir general de la Semana Santa de Córdoba, y como consecuencia la reorganización de la Hermandad, que se perdió por los avatares de la historia, en 1927 gracias al impulso de D.Jose Mora Cabrera Trillo-Figueroa, marqués de Villaseca.

También se sucedieron los altibajos a partir de esta fecha, cambios de día y hora de salida, de recorrido, etc..., pero aquel “empujón” del marqués de Villaseca, fue definitivo para que la Hermandad del Resucitado sentara una base firme sobre la que crecer hacia el esplendor actual de nuestra Hermandad acorde con el de la Semana Santa en general, hecho al que también contribuyó esta Hermandad jugando un importante papel en la fundación de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba como elemento representativo de esta celebración.

Bajo el amparo de datos históricos fidedignos, no sería nada descabellado decir que Santa Marina es por antonomasia el barrio de los toreros, de los piconeros y del Resucitado, tres elementos que han estado muy unidos en este tradicional barrio cordobés.




Web desarrollada por CORDOBA.ws